Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |
Impulsadas por el éxito cinematográfico de El Señor de los Anillos y Las Crónicas de Narnia, el fomento a las industrias creativas neozelandesas se ha expandido a la moda, la música, los textiles ecológicos, los productos multimediales y una serie de ofertas que han convertido a este país en uno de los pioneros en apoyar a empresas talentosas para explotar este nicho de mercado.

Impulsadas por el éxito cinematográfico de El Señor de los Anillos y Las Crónicas de Narnia, el fomento a las industrias creativas neozelandesas se ha expandido a la moda, la música, los textiles ecológicos, los productos multimediales y una serie de ofertas que han convertido a este país en uno de los pioneros en apoyar a empresas talentosas para explotar este nicho de mercado.

No solo de cine vive Nueva Zelandia

Los ingresos por más de 300 millones de dólares que dejó la película Avatar para la economía neozelandeza no hicieron más que constatar que el fomento a las industrias creativas por parte del gobierno durante la última década estaban dando los resultados esperados.

Y es que durante los últimos años, el país ha mostrado al mundo como han sido capaces de fortalecer esta industria, teniendo hoy más de 100 empresas reconocidas mundialmente que constantemente están innovando en distintas áreas.

De hecho, los logros de Weta Digital, empresa establecida en la ciudad de Wellington, creadora de los efectos visuales de la ya mencionada Avatar -la película más taquillera de la historia del cine- son solo la punta del iceberg de un sector que se ha diversificado hacia la moda, los videojuegos, y otros nichos. A continuación, algunos de los ejemplos más destacados de innovación neozelandesa en torno a las industrias culturales.

Vestuario y moda: de la mano de la tecnología y la innovación

El sector vestuario de Nueva Zelandia se ha beneficiado de contar con una amplia gama de compañías que se han lanzado a producir prendas con valor agregado, generalmente centradas en la vanguardia deportiva y en las fibras naturales.

Para la Agencia de Desarrollo Económico Nacional de Nueva Zelandia (New Zealand Trade and Enterprise - NZTE), el éxito del sector está ayudando a difundir la imagen de un país con ideas novedosas y ecológicamente sustentables entre los consumidores globales. Hoy, Nueva Zelandia se ha enfocado en producir prendas abarcando las operaciones de corte, confección y terminaciones con telas locales, y en su posterior venta en tiendas creadas en el país.

En cifras, las exportaciones de moda y vestuario de Nueva Zelandia superaron los 500 millones de dólares el 2011, cuyos destinos principales fueron Australia, Europa, Estados Unidos y el Norte de Asia. Dichas compañías son conocidas hoy por su uso de lana local y de otras fibras naturales como la de zarigüeya, cachemira y seda, desarrollando en torno a estas aplicaciones cada vez más avanzadas.

Algunas innovaciones:

  • Lanzada en 1994, Icebreaker fue la primera compañía del mundo en desarrollar el sistema de capas de lana merino para uso al aire libre. También fue la primera compañía de vestuario para el aire libre del mundo en obtener la lana merino directamente de los productores, sistema que comenzó en 1997.
  • Untouched World fue la primera compañía de modas en ser reconocida por las Naciones Unidas por su sustentabilidad. Se define como una "marca de modas ética" basado en el estilo de vida de Nueva Zelandia, que nace del deseo de crear un futuro positivo y sustentable, y es famoso en todo el mundo por el uso de telas orgánicas exclusivas como la "Organic Mountainsilk".
  • La diseñadora Karen Walker está trabajando con Levi’s para producir los jeans ecológicos "Eco Levi’s", fabricados 100 por ciento de algodón producido sin fertilizantes ni pesticidas sintéticos. Todo el embalaje externo es con telas orgánicas o papel reciclado y está impreso con tinta de soya.

La potente industria del contenido digital


Creciendo a un ritmo impresionante, la industria de contenido digital neozelandesa -que incluye software de juegos interactivos, animación de películas e Internet, post-producción y efectos especiales, producción de comerciales de televisión y publicaciones digitales- es en la actualidad una de las industrias creativas más emergentes.

Las empresas del rubro exportan a más de 20 países sus productos, cuyos destinos principales son Australia, Estados Unidos, Reino Unido, Europa, el Sudeste Asiático y el Norte de Asia. Destaca especialmente la industria de ingeniería de software situada en Christchurch -especializada en gráficos 3D- que ha estimulado la producción de cine, videojuegos y televisión, mientras que las empresas de Auckland se han especializado en texturizado y presentación multidimensional.

Algunas innovaciones:

  • Sunshine Books publica material para el aprendizaje temprano y hoy es conocido mundialmente por el desarrollo de CD-ROMs animados, los que se vinculan con una variedad de libros de actividad y libros pequeños. Cuenta con oficinas alrededor de todo el mundo.
  • Sidhe Interactive es el estudio independiente líder de Nueva Zelandia dedicado a la producción de juegos, con una fuerte plataforma tecnológica. Tiene fama mundial y títulos de alta calidad como Shatter (PS3), GripShift (360, PS3, PSP), Madagascar Kartz (360, PS3, Wii), Hot Wheels Battle Force 5 (Wii) y Speed Racer The Videogame (Wii, PS2). La compañía trabaja directamente con Microsoft (Xbox, Xbox 360), Sony Computer Entertainment Europe (PSOne, PS2, PSP, PS3), Nintendo of America (GBA, DS, Wii), y Apple (iPhone, iPod Touch), recibiendo reconocimiento internacional.


Para Leonardo Ordoñez, gerente del Programa Santiago Creativo -que tiene por objetivo apoyar el desarrollo de proyectos de internacionalización con potencial exportador en las empresas de la industria creativa de la Región Metropolitana y que cuenta con el apoyo de Corfo- la importancia de fomentar la industria creativa en Chile es crucial, ya que "es innovadora en sí misma, y el sector creativo chileno requiere trabajar estos conceptos asociados al territorio, el mejoramiento de la gestión, y la distribución de bienes y servicios creativos desde Chile al mundo".

En Chile, actualmente el sector creativo aporta al PIB del país un 1,6 % y se perfila como un dinamizador de la economía en el nuevo siglo, ya que es una industria moderna, innovadora y no contaminante.

 













    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet